Martin, el constructor

Carla, Marin y Fede.

Martin Serralonga, un viejo amigo se ha dedicado a la construccion, estos dias me estuvo mostrando su casa que construyo el mismo con Carla (su mujer) y me conto las historias de como la armo desde los dias que se levantaba en medio de la noche a cortar arboles con la motosierra para alimentar la calefaccion hasta los detalles sanitarios de la casa, la casa ya tiene 2 pisos y en 2 dias entere una visita y otra construyo un balcon nuevo en la casa.

Su cabeza parece no parar de pensar en cosas nuevas que puede construir, maderas, pilares, materiales, vidrios y otras cosas no paran de pasear por su cabeza.

Ayer ademas me mostro el invernadero que tenia que es increible y el taller que hizo en el piso de Abajo, es una casa en crecimiento, cada x tiempo tiene novedades, ahora tambien tiene una casa al lado que estan haciendo para alquilar.

En el Patio me conto una historia que no puedo sacar de mi cabeza estos dias. La casa queda en una pendiente que da al lago nahuel huapi, que tiene una vista increible. Para hacerla tuvieron que nivelar la pendiente para poder construir. Martin me conto como el y Carla lo fueron haciendo a fuerza de pala durante los ultimos 4 años, todo a fuerza de pulmon. Martin hace lo mismo en las 23 casa que ha ido construyendo estos dias. Cuando me lo contaba no lo podia creer, le preguntaba por que no llamaban una pala mecanica  y el me contaba como le gustaba hacerlo el mismo.

Despues de pensarlo y repensarlo es un poco como viajar en Bici, poniendolo de mi lado, lo entendi mejor.

  3 comments for “Martin, el constructor

  1. José Z
    noviembre 28, 2008 at 6:35 pm

    Qué tal carlitos??
    Ya te tengo casi leido al completo!!!

    Muy buenos algunos de los últimos pasajes. Me gustaron bastante.
    A ver que nos cuentas a tu vuelta… quiero contrastar tu tono real, con el tono en el que yo te leo!!! Curioso no?

  2. noviembre 28, 2008 at 7:29 pm

    Jose, la verdad es que si es curioso, ayer justo contaba el viaje con el blog al lado. Y me vinieron mil cosas que nunca escribi…

  3. diciembre 1, 2008 at 8:00 pm

    Asi que hay cosas que te guardas eh? Para el libro no?

Comments are closed.